La ingeniería de la vida

Las ecuaciones que se entrelazan simulando una armonía provisoria, abundante y suficiente, llegan a desencadenar una reacción indescriptible, que podríamos compararla con la reacción de nuestro micro organismo.

Esta lúcida e inconmensurable perfección se manifiesta a través de nosotros proyectada magistralmente materializandose en todo lo que nos rodea.

Esto que nos rodea se llama vida cuyas fronteras pueden definirse sutilmente desde nuestro interior esencial, demarcando un territorio en donde nuestros sentidos juegan un papel trascendental.

Nuestros sentidos ponen los hitos imaginarios desde y hasta donde podríamos gobernar. Todo previamente supervisado por nuestra mente que dicta las normas a seguir.

Estás normas son implantadas en los primeros años de reconocimiento y abordaje de nuestra experiencia personalizada.

Está experiencia personalizada tiende a estructurarse constantemente pero los cimientos son puestos en los primeros años, después de eso son puros retoques.

Una ves estos cimientos ya están definidos, comenzamos a repetir y a movernos siempre en la misma estructura, guiada desde la supervisión y producción mental, en la mayoría de casos giramos y giramos en un círculo vicioso hasta que llega el día de dejar de existir como seres humanos.

Al vivir estructurados por nuestros cimientos adquiridos, no podremos valorar la majestuosidad que se suscita silenciosamente ante nosotros, y solo veremos la murallas impuestas por nuestra mente que son acordonadas como cercos eléctricos que nos impiden salir de esa configuración.

Un instante eterno y constante trae consigo un cataclismo de emociones incontroladas que inauguran la culminación de un proceso maravilloso, aperturando la caída de los cimientos estandarizados y analíticos de nuestra mente.

Es ahí donde surge la verdadera paz, una paz cuyo susurro te invita a doblegarte ante lo que acontece, mostrándote, tal vez, inicialmente un dolor extremo que es producido por la perdida de tu yo personal, y poco a poco vas asimilándolo convirtiéndolo en amor.

Todo es plano y armonioso, el transcurrir de tu vivencia se torna equilibrada por dónde lo veas, y al mismo tiempo severo y directo.

La vida eres tu

Lo que te rodea sigue siendo lo mismo pero es apreciado diferente, reluciente y destellante, pareciera que estás viendo una película de múltiples géneros simultaneamente. las personas van y vienen, la naturaleza te marca el paso, el cielo infinito te muestra su quietud, las plantas te indican que venimos todos del silencio, las piedras y montes despliegan toda su energía entregandote un mensaje de aceptación, los animales en sus múltiples formas y colores se unifican para transmitirte tolerancia y perseverancia.

La inmensidad y grandeza energetica que se invierte para manifestar y mantener tan tremenda obra de arte, es inalcanzable con nuestros pensamientos preconcebidos, esa notable arquitectura que aparentemente surgió en un pasado inexistente, hoy cobra vida, ahora, solo ahora, es decir siempre está surgiendo y lo continua haciendo .

El ahora es la puerta al entendimiento de lo que podemos estar viviendo, ya que el pasado siempre fue presente.

Solo en el ahora podremos ver a través de nuestra conciencia, una conciencia que es consciente de si misma y que se reconoce segundo a segundo.

La conciencia detrás de la conciencia es el origen y el final al mismo tiempo de todo lo que ” ES ” y nos entrega un regalo intangible, inexorable que trasciende el tiempo y sus variables, este regalo tiene un envoltorio que no nos permite abrirlo y que tampoco sería necesario, porque lo de adentro es exactamente igual a lo de afuera, y esto que está afuera es tu vivir.

Publicado por samuelvaldivia51

Me considero un aprendíz de la Vida que a través de mis vivencias la materializo reconociéndose en todo lo que acontece.

A %d blogueros les gusta esto: