Destacada

Solo Vive

“La vida se muestra reluciente ante tus ojos, pero no puedes verlo sino serlo”

“Cuando eliges un camino te pierdes del camino, solo disfruta de tu decisión”.

Aveces nos ahogamos en nuestra propia percepción, creyendo que la vida está en contra de nosotros, pero es paradójico porque la vida eres tú, y al reconocerte en ella podrás disfrutar de lo que te esta mostrando.

Como accedemos a ese disfrute, solo mantente despierto a todo lo que transcurre ante ti.

Solo siente tu energía.

Fluye con la vida libremente.

Para un momento y mírate

la manera mas amigable de experimentar la vida es disfrutando de todo lo que acontece sin seleccionar nada, porque al seleccionarla te pierdes de ella.

Estamos acostumbrados a pasar al siguiente escenario , rechazando lo que estamos viviendo, esto lo hacemos sin darnos cuenta, el inicio de todo es darnos cuenta.

Mantente ojos abiertos a lo que sucede porque ahí esta la clave para todo entendimiento.

Cuando experimentamos nuestra existencia como un espectador permanente y sigiloso, disfrutando de lo que se materializa ante tus ojos, sin descuidar ningún detalle, la vida se torna armoniosa y llevadera.

Lo que acontece en tu vivir no tendrá una calificación, por lo tanto no Existirá lugar a las interpretaciones, porque sería descuidar esos detalles que se muestran constantemente.

En ese punto sucede algo maravilloso, difícil de expresar, que se podría aproximar al extasis elevado al infinito, y que fluye en paralelo con nosotros siendo nosotros mismos viviéndolo.

Es Increíble como esa plenitud está frente a nosotros llamándonos constantemente, clamando que la veas, pero estamos distraídos mirando hacia otro lado totalmente opuesto.

Ese lugar opuesto que se muestra muy tentativo y nos arrastra como un remolino generado por nosotros mismos, llevándonos a una ilusión aliciente que nos da la sensación, que estamos en el lugar indicado hacia nuestra realización.

Es extremadamente curioso que eso ya lo sabemos pero, nos hacemos de la vista gorda, postergandolo más y más por la eternidad.

La buena noticia es que ese actuar tiene fecha de caducidad y es inminente, y ese momento ya llegó, por tal motivo, abrochence los cinturones y disfruten de su vivir que la vida constantente tiene preparado un universo de posibilidades, solo nos queda disfrutar.

La vida a cada segundo te muestra situaciones nuevas para encontrarte solo abre esos ojos de tu corazón y acompañate en ese viaje.

Gracias Gracias Gracias.

El cielo en la tierra 2020

Hoy más que nunca estamos experimentando grandes transformaciones en todos los aspectos de nuestras vidas y es muy importante prestarnos la debida atención.

Hace mucho tiempo atrás las culturas antiguas nos hablaban de una época dorada en donde la tierra entraría en un despertar masivo de sus habitantes, transformando la habitual forma de vivir, competencia, codicia, egoísmo, miedo, caos etc, migrando hacia una sociedad justa, transparente, equilibrada, de amor y empatía.

Estos cambios venían acompañados de grandes tribulaciones y coyunturas difíciles de atravesar, pero una vez aprendidas e incorporadas darían sus frutos en armonía y paz duradera.

Pero el punto es, que antes de ver colectivamente como sociedad estamos invitados a ver nuestra propia experiencia y su desenvolvimiento, a tiempo real, en nuestra propia vida.

Esta época dorada está dándose ahora mismo, y es un privilegio poder participar de este acontecimiento planetario sin precedentes.

Estamos invitados a participar de esa transformación masiva, solo es cuestión de permitirnos poder cruzar nuestros miedos y sentirlos plenamente, así sean dolorosos, luego de cruzarlos podremos ver quienes somos en realidad y desde ese punto de partida empezar a construir un. Nuevo mundo.

Un mundo desde la libertad, la paz y el amor verdadero.

Finalizo estás letras invitando a todos a poder sentir todas sus emociones ya que ellas nos llevan a ese espacio de comunión con nosotros mismos que tal vez hemos extraviado en algún paraje de nuestra existencia.

Se que no es nada fácil sentir nuestros miedos ya que llevamos muchas vidas tratando de huir de ellos, pero hoy es el momento de atreverse a cruzarlos y mirarlos cara a cara con Honestidad.

Es maravilloso poder ver a nuestra vida con ojos de libertad y tener la certeza de que todo lo experimentado es solo una anécdota, y que nuestro objetivo es solo el retorno a nuestro origen, la nada, el vacío, el amor.

El Teatro llamado Vida

Cuando puedes darte cuenta que todo lo que estás viviendo es una magnífica obra teatral diseñada espectacularmente con el único propósito de experimentación constante, cuando es asi la vida suele ser divertida y hasta extasiante.

Veremos que todas las experiencias y situaciones están basadas en un libreto que tenemos que caracterizar sin asumirlo como verdad o falsedad, porque solo es un libreto y es uno de los tantos que se entretejen para dar en suma a una magnífica puesta en escena.

No existen directores ni guionistas ni arreglista y menos compositores, porque todo surge espontáneo como una reacción natural en donde todos sin excepción contribuimos.

Aveces parecerá que lo que estamos experimentando se está saliendo de control y podemos estropearlo todo, pero no es asi porque todos estamos unidos e inmersos en la misma escenificación y todo absolutamente todo está contemplado.

Cuando nos sentamos a disfrutar de esta obra teatral respaldados en la butaca de la vida todo cobra sentido y la experiencia se vuelve fascinante.

Este papel que estás desempeñando puede terminar en cualquier momento pero la obra teatral continua, solo descansa en ella que pudieras volver con otro guión.

Tu papel es disfrutar de tu actuación

El dar vueltas en lo mismo

Podría existir la posibilidad de acceder a la paz verdadera?
Es una interrogante que nos hacemos todo el tiempo, aveces conscientes otras inconscientemente.
Personalmente pienso que es tan simple como respirar, pero solemos ser incapaces de verla porque tenemos frente a nosotros una estructura montada que obstruye nuestra verdad.
Esa estructura perfectamente montada a nivel subconsciente es la percepción de lo que creemos estar viviendo y nos aferramos a ella obsesivamente, como si fuera un dogma de fe.
El papel que representamos en este plano es secundario, y no tenemos que aferrarnos a el, es solo uno de los tantos vehículos para descubrirte.
La percepción de lo que crees estar viviendo es solo un almacenaje de nuestras vivencias pasadas que se repiten constantemente como un disco rayado que finge cambiar de melodía para darnos la sensación de que estamos avanzando.
Por el contrario damos vueltas y vueltas en un laberinto sin fin y sin salida.
Pero la buena noticia es que podemos salir de esa rueda misteriosa cíclica y repetitiva desde su reconocimiento, mediante la observación de nosotros mismos, está observación solo se puede dar a tiempo real es decir en el presente, y para poder acceder a ello es solo tomar una desición, y es la de renunciar a lo que crees ser para darle paso y las riendas a tu esencia.
Finalizo comentando que este camino lo tendrás que tomar tarde o temprano y que el momento está más cerca de lo que puedes avisorar.

Les deseo un radiante y maravilloso presente que es lo único que hay.

Gracias gracias gracias.

El darse cuenta es el inicio y el final

Una nueva Tierra

Todo continua sucediendo sin dejar cabos sueltos, todo está contemplado y generosamente diseñado, es una melodía constante que no tiene fin y que no tuvo principio establecido, solo “ES ” sin motivos ni preámbulos, solo “ES”.

La melodía disipa la energía creadora que se va renovando instante a instante, como una reacción en cadena cuyo eslabón somos todos nosotros.

Todo continua sucediendo, todo vibra fulgurante y al unisono, todo es armonioso y preciso

El tiempo no posee un significado en si solo, y no es considerado un factor indispensable en este nuevo plano, solo acontece continuamente como uno solo y se funde en si mismo.

La vida se regocija en cada uno de los universos que están naciendo y aprendiendo en simultaneidad consigo misma.

Cada universo indaga sin indagar, y sin querer hacerlo, solo fluye en conexión con todo lo que “ES” y se nutre de lo que se materializa, contemplando se a si mismo como un espejo infinito.

Se acabaron las guerras, conflictos, enfermedades, miserias,violencia, dudas, etc.

Todo fue una anécdota, todo fue un sueño.

Los seres humanos se contemplan mutuamente como si se mirarán así mismos, todo es unidad porque solo hay uno expresado en diferentes matices, todo se vive en el instante eterno y constante llamado presente.

La naturaleza florece en sintonía melodiosa, al compás de lo que” ES”

Todo es uno con la totalidad.

Gracias gracias gracias.

La vida eres tu

Me di cuenta que no hay proposito

Nuestras experiencias de vida surgen inesperadas y sorpresivas cuando nos dejamos fluir por ellas sin buscar y forzar a que lo que acontece sea una planificación impuesta para cumplirse tal y cual lo proyectamos.

Si paramos un momento y observamos como actuamos, podremos ver esa tendencia de imponerlo todo, es como no estar satisfechos con lo que nos sucede y pretendemos cambiarlo a nuestra manera generando expectativas que en muchos casos no tienen justificación.

Podemos apreciarlo en una conversación con otras personas en donde siempre queremos tener la última palabra y tratar de hacer ver al otro que su forma de abordar su vida está en una dirección incorrecta, porque no comparte nuestro punto de vista.

Tratamos inconsientemente de imponerle al mundo nuestra forma de vivir y esto lo hacemos muy natural.

Cuando vivimos la vida pensando que nuestra experiencia está en contra de nosotros y todo lo que nos sucede es un factor externo perdemos una gran oportunidad de conocernos y poder reconocer quienes realmente somos.

Al poder apreciar quienes somos podremos descubrir que todos los instantes son valiosos e importantes me refiero a que cada segundo es tesoro para nosotros y que si seleccionamos solo alguna porción de ello, nos perderemos de la magia de vivir.

Es tan simple y a la vez profundo que solo lo podremos descubrir de manera muy personal en nuestro vivir.

Si consideremos todos los segundos de un día ( 86 400 seg) tendríamos 86 mil 400 enseñanzas por reconocer, llevando a una conclusión simple y superficial, que cada segundo es de igual de importante que los otros. Poniéndolo más especifico, la acción de cepillarte lo dientes tiene la misma importancia que el lanzamiento de un cohete espacial, porque el contenido de lo que vives en si mismo no tiene un significado propio, el único objetivo es reconocernos en esa acción o situación por más que nuestra mente intenté decir lo contrario y catalogar uno u otro evento como más importante.

Si vemos la vida de esa manera no existirían propósitos, sino más bien anécdotas que nos permitirían descubrir de que estamos hechos, llegando a un solo propósito, si cabe el termino, el proposito de existir.

Tu misión es solo Vivir.

Gracias gracias gracias.

La tristeza

Aveces tenemos la gran oportunidad de tocarnos con una risueña y provocativa desilusión, que puede osilar en diferentes intensidades.

Estás intensidades dependen de la energia liberada durante la formación de emociones que son detonadas por una reacción en cadena cuyo catalizador podría ser el miedo.

Este miedo generalizado se muestra disfrazado de muchas variantes que aveces no logramos identificarlas.

La identificación de estás variables que conforman al miedo son la clave para poder disfrutar o padecer de la maravillosa puesta en escena que nosotros mismos nos regalamos a nivel subconsciente.

Está puesta en escena es magistral que ni Hollywood con toda su vasta experiencia cinematografica pudiera replicar.

El regalo mas hermoso y divino que cualquier ser humano sobre la faz de la tierra anhelaría experimentar sería la tristeza, claro un ser humano consciente de si mismo.

Está conciencia nos permitiría disfrutar todas nuestras emociones sin seleccionarlas, ya que las emociones no podrían ser clasificadas como buenas o malas, solo serían emociones y tendríamos que vivirlas a plenitud.

Al poder detectar las variables y condimentos de nuestros miedos simultáneamente surgiría una luz que rompería con el sufrimiento y lo transformaría en Paz.

El miedo a poder sentir nuestra tristeza trae consigo drama y contradicción, generándonos un vacío que se intensifica cada vez más conforme vamos evitando ese suceso.

Ese suceso es un regalo del universo que a través nuestro, se reconoce inevitablemente para regocijarse, y por el contrario nosotros andamos oponiéndonos a ese acontecimiento milagroso, pensando que si sentimos nuestros miedos, fracasaremos y caeremos en un pozo profundo sin retorno. Pero es totalmente a la inversa, mientras más sintamos nuestros miedos, iremos elevándonos hasta la iluminación natural de la cual somos parte.

Vibra con tus emociones y descubrirás tu esencia

La tristeza es una de las puertas de acceso a esa luz divina, que a través de sus destellos pudieramos romper todo tipo de karma y dolor generados por nuestras generaciones pasadas y venideras, brindando con alta vibración a nuestro mundo.

La ingeniería de la vida

Las ecuaciones que se entrelazan simulando una armonía provisoria, abundante y suficiente, llegan a desencadenar una reacción indescriptible, que podríamos compararla con la reacción de nuestro micro organismo.

Esta lúcida e inconmensurable perfección se manifiesta a través de nosotros proyectada magistralmente materializandose en todo lo que nos rodea.

Esto que nos rodea se llama vida cuyas fronteras pueden definirse sutilmente desde nuestro interior esencial, demarcando un territorio en donde nuestros sentidos juegan un papel trascendental.

Nuestros sentidos ponen los hitos imaginarios desde y hasta donde podríamos gobernar. Todo previamente supervisado por nuestra mente que dicta las normas a seguir.

Estás normas son implantadas en los primeros años de reconocimiento y abordaje de nuestra experiencia personalizada.

Está experiencia personalizada tiende a estructurarse constantemente pero los cimientos son puestos en los primeros años, después de eso son puros retoques.

Una ves estos cimientos ya están definidos, comenzamos a repetir y a movernos siempre en la misma estructura, guiada desde la supervisión y producción mental, en la mayoría de casos giramos y giramos en un círculo vicioso hasta que llega el día de dejar de existir como seres humanos.

Al vivir estructurados por nuestros cimientos adquiridos, no podremos valorar la majestuosidad que se suscita silenciosamente ante nosotros, y solo veremos la murallas impuestas por nuestra mente que son acordonadas como cercos eléctricos que nos impiden salir de esa configuración.

Un instante eterno y constante trae consigo un cataclismo de emociones incontroladas que inauguran la culminación de un proceso maravilloso, aperturando la caída de los cimientos estandarizados y analíticos de nuestra mente.

Es ahí donde surge la verdadera paz, una paz cuyo susurro te invita a doblegarte ante lo que acontece, mostrándote, tal vez, inicialmente un dolor extremo que es producido por la perdida de tu yo personal, y poco a poco vas asimilándolo convirtiéndolo en amor.

Todo es plano y armonioso, el transcurrir de tu vivencia se torna equilibrada por dónde lo veas, y al mismo tiempo severo y directo.

La vida eres tu

Lo que te rodea sigue siendo lo mismo pero es apreciado diferente, reluciente y destellante, pareciera que estás viendo una película de múltiples géneros simultaneamente. las personas van y vienen, la naturaleza te marca el paso, el cielo infinito te muestra su quietud, las plantas te indican que venimos todos del silencio, las piedras y montes despliegan toda su energía entregandote un mensaje de aceptación, los animales en sus múltiples formas y colores se unifican para transmitirte tolerancia y perseverancia.

La inmensidad y grandeza energetica que se invierte para manifestar y mantener tan tremenda obra de arte, es inalcanzable con nuestros pensamientos preconcebidos, esa notable arquitectura que aparentemente surgió en un pasado inexistente, hoy cobra vida, ahora, solo ahora, es decir siempre está surgiendo y lo continua haciendo .

El ahora es la puerta al entendimiento de lo que podemos estar viviendo, ya que el pasado siempre fue presente.

Solo en el ahora podremos ver a través de nuestra conciencia, una conciencia que es consciente de si misma y que se reconoce segundo a segundo.

La conciencia detrás de la conciencia es el origen y el final al mismo tiempo de todo lo que ” ES ” y nos entrega un regalo intangible, inexorable que trasciende el tiempo y sus variables, este regalo tiene un envoltorio que no nos permite abrirlo y que tampoco sería necesario, porque lo de adentro es exactamente igual a lo de afuera, y esto que está afuera es tu vivir.

El cielo ante ti

A través de nosotros se muestra una luz destellante que se disfraza constantemente de oscuridad palideciente que por momentos se ilumina y por momentos no.

La faceta casi estructurada de nuestro vivir tiene puntos algidos que se manifiestan en concordancia con la esencia que somos, transparentando lo que acontece como por arte de magia.

Esa concordancia surge naturalmente en nosotros, y pueden durar solo segundos como tambien horas interminables.

No hay una fórmula establecida, solo aparece y cuando sucede ese instante se transforma indescriptiblemente, las tonalidades se enriquecen, las estructuras colapsan y se vuelven flexibles, las formas pierden su patrón y se visualizan diferentes sin apreciarse distintas, se puede sentir una paz insinuante a desfallecer, a quedarte para siempre en ese instante eterno y constante, la vitalidad cobra sentido y surge un éxtasis incontrolable, que al inicio produce temor pero conforme vamos asimilandolo es placentero.

Nuestro entorno como tal no tiene poder influenciador para llevarnos a ese estado de divinidad, pero puede ser guía para alcanzar ese camino, aunque no se tendría que alcanzar porque viene incorporado en nosotros solo se podría reconocer.

El reconocer nuestra esencia divina puede ser un punto de partida para acceder a nuestra conciencia más profunda lograndose desde una autoindagación de lo que somos.

El camino estará puesto magistralmente para poder acceder a ese conocimiento, entregándonos en cada experiencia una pista que en suma sería el rompecabezas de tu existir, y que resolviendolo podremos ver más a ya de lo que percibimos actualmente.

Ese camino es totalmente simple y profundo a la vez y siempre estuvo ahí llamándonos a caminarlo, pero la distracción de nuestras percepciones silenciaron ese llamado.

Nuestras percepciones son la llave al desconocimiento de nosotros mismos bloqueando nuestras experiencias de vida, filtrándolas y reduciendolas a un cúmulo de experiencias que vivimos en un pasado plagado de miedo e incertidumbres y que pensamos que siempre será así.

Es tan absurdo generar corrientes y metodologías para prevenir algo que no está ocurriendo, se crean situaciones imaginarias respecto a percepciones aisladas de la importancia de algo sin base y fundamento, conocido también como futuro.

Este futuro inexistente puede alejarnos del único instante que nos puede llevar a la plenitud, el instante radiante, luminoso y enceguesedor en donde todo ocurre, puede denominarse verdad o claridad, sin lugar a dudas es lo tangible y contrastable, es magnánimo y a la vez severo, el instante PRESENTE.

El instante presente es la puerta a la magia y a tu naturaleza celestial y ahí se resuelve y se orquesta todo, colocándonos en la realización inmediata de lo que es, unido a todo lo que acontece eternamente por los confines de tu conciencia prematura que se une a la universal.

Es ahí donde el cielo se advierte sin necesidad de cambiar esenarios, todo está igual, todo está en su sitio, todo está en donde lo dejaste segundos antes, no cambio ni un detalle solo que ahora lo puedes apreciar tal y como es, no existe oposición al fluir de tu experiencia, todo transita en equilibrio, todo lo que te acontece no tiene significado y al mismo tiempo rebosa de ello.

Cada instante que transcurre en tu vivir es materia prima celestial que si nos descuidamos y quisiéramos interpretarlo nos perderíamos de el.

El cielo está en ti, en lo más profundo de tu SER, y es proyectado constantemente en tu vivir, segundo a segundo, no te pierdas del paraíso que puedes estar viviendo.

Gracias gracias gracias.

El cielo está en ti solo descúbrelo viviendo a plenitud

Estamos dispuestos a perdonar

Algo tan confuso y escurridizo se escapa de nuestra percepción limitada, encasillada y parametrizada.

Cómo si en la puerta del horno se nos quemaran nuestras posibilidades más rebuscadas para acceder a la tan anhelada realización.

Esa realización que nos permitiría en un futuro inexistente e imaginario una posibilidad de acariciarla por lo menos unos segundos, segundos que serían eternos como una agonía de una enfermedad crónica que nunca termina ni para bien ni para mal.

Una vez apreciado nuestras limitaciones externas como seres racionales que se podrían comparan con la de una hormiga que tiene programada por naturaleza su supervivencia y busca incansable mente su comida sin ningún propósito establecido.

Está inercia que nos mueve energéticamente y que al mismo tiempo se manifiesta en nuestra expresión más socegada del desprecio de uno mismo, surge altisonante en nuestras interacciones cotidianas.

Esa cotidianeidad nos catapulta al vacío más severo, que adormece a nuestra esencia que se ve empañada por capas de basura emocional a través de pensamientos egoicos que desembocan en drama inexistente que surgen desde nuestra mirada imperfecta de lo que es y que sucede ante nosotros segundo a segundo.

En ese instante infligimos un veredicto desde nuestra perspectiva personal ya calibrada, hacia nuestro entorno que pueden ser personas, situaciones etc.

Ese veredicto y juicio predeterminado regresa hacia nosotros como un boomerang con el doble de intensidad, generándonos un sufrimiento inconsiente.

Este sufrimiento inconsiente puede ser transformado en una primera instancia en dolor y luego ya en una segunda etapa en Amor, las etapas pueden durar años galácticos o solo segundos eternos, siendo el perdon catalizador perfecto para esta reacción que sucede naturalmente desde tu esencia.

Un perdón que nos invita a interiorizar iniciandola desde uno mismo sin buscar culpables y responsables.

Solo eres tu y tu mundo, no hay otro habitante más en tu existir, solo tu y las trillonesimas partes de ti reflejadas en diferentes matices y colores que se presentan animados como si fueran de otro ser, pero solo eres tu.

Ese perdón inicia desde la aceptación de lo que eres y de lo que te sucede a cada instante, valorando todos los detalles, porque en esos detalles está tu más profunda voluntad.

El perdón es una ilusión y a la ves una solución que te invita a liberar toda energía densa que se estancó en algún lugar de tu camino, se le puede llamar de muchas maneras pero tiene como punto de partida la aceptación de todo lo que es.

Solo reconciliate contigo mismo y deja ir todo lo que sea una restricción desde la aceptación consiente, sin buscar recompensa, solo hazlo.

El inicio es ahora solo haslo, detente un momento, respira y acepta todo lo que te acontece, mantente anclado a tu presente y no miras hacia atrás ni hacia adelante, solo vive y disfruta de tu existir.

Gracias gracias gracias.

Solo perdonate y abrele las puertas al dolor que siempre fue amor

La crisis de la experiencia

El tiempo es una dimensión divina y al mismo tiempo engañosa, que depende de quién la consuma para ser juez y parte de su magnitud piadosa y severa.

La longevidad asi como la inexperta juventud son víctimas de ese espacio atemporal tan maravilloso que es diamante ante nuestros ojos pero en realidad es más que eso.

No existe una calificación ni definición alguna sobre el tiempo, por qué tal vez no existe en este plano, y solo este ligado a los múltiples e infinitos Estados de conciencia, que en suma hacen del tiempo una abertura impenetrable hacía algo que tenemos que descubrir, solo descubrir.

Es ahí donde nuestra creencia globalizada de la acumulación como pilar social, o que en otros términos seria llamado tambien “Ahorro” nos ha llevado obsesivamente a construir un muro impenetrable de la experiencia como una virtud que nos enraiza a todos, creyendo que lo que nos acontece en nuestras vivencias son episodios rancios y repetitivos que podemos replicar como un plagio de una obra de arte.

La vida no es una repetida función teatral que se estrena cada que quieres abordarla. Por el contrario es fresca nueva y reluciente.

La vida es un universo naciendo constantemente y a medida que te sumerges en ella sin protección alguna, podrás descubrir lo maravilloso que puede ser para ti y tu mundo.

La experiencia no es más que un recordatorio de las mil y una posibilidades que surgieron en un presente.

Todo es nuevo y fresco, todo es luz alrededor no hay condicionales, no hay nada, solo eres tu, la experimentación constante y continua de lo que es.

Gracias gracias gracias.

Solo eres tu viviendo en diferentes matices