La percepción del dinero

A través de nosotros se manifiesta la vida, expresión mística y risueña con desenfados y ternuras al mismo tiempo, se expresa como luz del alba y cánticos de pajarillos por la mañana, cuanta energía disipa y se difumina al mismo tiempo, cuanta energía se pierde y cuanta energía se gana.

La energía inconmensurable que puede materializar una obra de arte tan perfecta que sucede a cada instante mostrándose majestuosa y desinteresada, proviene de nuestro infinito interior siendo producida por nosotros mismos.

Al proyectarlo todo cuidadosamente sin dejar escapar ningún minúsculo detalle, nos damos cuenta de que esa proyección que se ve como realidad es la copia fiel y milimétrica de lo que llevamos internamente.

Nuestro mundo se torna del color que llevamos dentro o más bien dicho ese color será el determinante, de que color percibiras en tu realidad, o dicho de otra manera, tu mundo no tiene significado por si solo. Tu se lo brindas desde tu percepción.

Las variables que jugarán un papel determinante en tu percepción son las absorbidas en tu entorno sociocultural que son y serán un dogma a seguir para el establecimiento de tu supuesto y espectante vivir.

Todo significado que es abordado en base a percepciones aisladas o personales tiende a desaparecer desde su nacimiento pero puede ser transformada al ser incluido como materia prima en la percepción universal.

Es ahí donde surge un maravilloso y conmovedor puente de entendimiento que nos quiere transmitir que la dualidad puede coexistir desde su reconocimiento.

Ese puente se llama “Dinero” que nos invita a verlo no desde una percepción individual ni de mitos y creencias, sino desde una conexión milagrosa que se muestra con un pie en el cielo y el otro en la tierra.

El dinero de por si no tiene ningún valor ni significado pero engloba un paradigma venturoso para poder entendernos a nosotros mismos.

El dinero es energía fluctuante y la calidad de esa energía depende directamente de la energia del individuo que la posea.

Si queremos medir nuestra energía tendremos que utilizar muchas variantes, una de ellas es el dinero.

El dinero hoy en día si lo abordamos como sociedad y le queremos poner una calificación, diría que aún está en pañales y la tendencia mientras vayamos entrando en evolución de nuestra conciencia, que es ahora, sería el inicio del fin del mismo.

El dinero es puro amor expresado en diferentes frecuencias y esas frecuencias somos todos nosotros.

El dinero eres tu expresando tu íntima energia

El querer hacerlo

Mientras más busques, más te perderás, pero en esa perdida quizás puedas recuperar tu búsqueda.

Nosotros los seres humanos estamos acostumbrados a mirar el exterior como un campo de batalla en donde el principal objetivo es prepararse para salir victorioso de un combate que no existe sustancialmente.

Nos preparamos a mas no poder, almacenando las municiones de todo tipo de armamentos, llamence ciencia, religión, historia, literatura, salud, entre otros cuantos que simulan estar acumulando la reserva perfecta para enfrentar algún día… un avatar que podría llevarnos a la realización.

Esta preparación es inconsciente pero se ve reflejado en nuestro mundo de hoy, viendonos encerrados en un laberinto ilusorio que diagnóstica algo tan obvio, pero que no podemos verlo porque todos padecemos de ello.

Este padecimiento compulsivo y extremadamente enfermizo no se puede ver asimismo porque es una enfermedad anesteciada por una dosis de supuesto bienestar que es la promesa mayor para nuestras sociedades y que alcanzandola en un futuro no muy lejano podríamos sentirnos felices llenos y plenos.

Esta felicidad se podría llamarse así, si pudiéramos sostenerla sin el mayor esfuerzo a lo largo de toda nuestra experiencia de vida, pero esta felicidad no sería entonces felicidad porque es tan efímera y escurridiza que sólo sería una ilusión.

La felicidad como tal siempre está ahí con un letrero gigante llamándote para que gires a verla, pero el punto cero es que estamos buscándola, y esta felicidad no puede ser buscada porque es parte de ti.

La enfermedad humana madre de todas las enfermedades es la negación.

Una negación que es originada desde la incongruencia de querer no vivir el único instante que transcurre, el instante presente.

Esta negación se manifiesta constantemente en nuestro vivir y basta con darnos cuenta que por arte de magia queremos cambiarlo todo, todo lo que nos sucede, todo lo que no sucede aún, todo lo que tenemos y todo lo que no tenemos.

Es sumamente curioso cómo realizamos esto a cada instante, y cada vez nos alejamos más del camino de retorno a casa, creyendo que estamos acercandonos a él.

Esta inmensurable contradicción nos lleva a un abismo interminable, opaco y cada mes más denso vivir, que se suma a un aburrimiento que nos dirige a crear un mundo insostenible en una necesidad llena de vacíos cuyo producto es el querer obtener algo que no sabes que es, y así sucesivamente por toda la eternidad.

Pero en esa eternidad sucede un punto de inflexión que al caer estrepitosamente por ese vacío infinito aparece magistralmente una mano que detiene toda esta ilusoria percepción, sacudiendonos como un cataclismo cuyo movimiento remece los cimientos forjados de tu yo personal.

Este terremoto existencial sea propuesto mediante una crisis o una coyuntura similar hace caer todo tu mundo en un santiamén que simultáneamente se construye desde tu esencia divina.

Esta esencia divina brilla reluciente al no estar teñida por ninguna ilusión o percepción personal y se apertura a un nuevo mundo, un mundo maravilloso en donde lo más importante es el existir y todo lo demás es secundario y sucede por añadidura.

En ese mundo real no existen disociaciónes, contradicciones y mucho menos duplicidad.

Porque ese mundo real eres solo tu y todos nosotros unidos al todo en una sola sintonia armoniosa y natural, viviéndolo de una y mil formas por el resto de la eternidad.

Gracias gracias gracias.

Solo eres tu viviendo de diferentes formas.

El impedimento

Hay un mensaje nítido y cristalino que subyace los lenguajes e interpretaciones, que van incrementando su intensidad conforme vamos alejándonos de él.

Este lenguaje trae bajo el brazo una enseñanza que no puede ser abordada con un simple analisis, sino por el contrario, lo podremos vislumbrar quedándonos inmóviles ante tan majestuosa indicación.

Esta indicación nos lleva a escarbar en lo más profundo e infinito de nuestro universo interior, que se muestra reluciente y destellante.

Este destello puede ser alcanzado de inicio a fin si tan solo quisiéramos apreciarlo, pero este anhelo no depende de ti, no como un yo personal aislado del todo, sino depende de un yo universal unido a toda la esencia misma, que nos invita a experimentar constantemente y que en el fondo muy en el fondo eres tu expresandolo.

Una vez reconocida nuestra esencia, el impedimento de vivir formará un capítulo simultáneo y esporádico que se manifiesta a cada momento, brindándonos material necesario para conocernos cada día más.

Este conocernos nos abrirá las puertas del cielo, un cielo que es tangible sin significado alguno, como la nada, que contiene el todo, un todo que somos nosotros proyectandonos de mil y unas formas en nuestro vivir.

Cierro este telón esperando que no puedan comprender esto que escribo porque se perdería mi objetivo en estas letras, sin embargo la propuesta sería que “sean” éstas letras porque vistiendose de ellas podrían incorporarlo.

Gracias gracias gracias.

La ilusión del tiempo del reloj.

La profundidad de tu naturaleza

El inmenso oceano de texturas, colores y melodias que se manifiestan a cada instante en nuestro vivir nos sorprende distraídos, mirando hacia otra dirección inexistente, ireal, imaginaria.

En donde nuestra naturaleza siente ese impacto doloroso, arraigado desde las profundidades de nuestro “SER” que clama una mirada hacia ese universo de posibilidades naciendo ante ti.

Pero esa maravillosa y profética “Presencia” que permanece fiel y constante, sin claudicar ante el rechazo, continúa en su itinerario inexorable e infinito.

Podrán pasar las galaxias, atardeceres y planetas y esa Presencia estará inamobible, con una sutileza indescriptible que no alcanzan las palabras.

Hasta que llega ese instante luminoso en donde por casualidades planificadas por nuestra divinidad sucede el acontecimiento, un acontecimiento plagado de incognitas para nuestra mente que no sabe que esta sucediendo, por que ella es muy limitada frente a nuestra Esencia que se muestra a flor de piel.

Esa esencia que siempre estuvo activa, pero que no era percibida por nosotros, se reconoce así misma dejando fluir un universo naciendo a través de ti.

Esa luz ya no está más opacada y cubierta por creencias y percepciónes, sino por el contrario fluye como agua del río que no conoce su desembocadura, solo fluye.

Ese fluir da origen a un nuevo ser humano que se transforma segundo a segundo en simultánea armonía con todo lo que le rodea.

Ya no existen barreras, ya no existen ilusiones, todo es real y magnánimo.

Bienvenidos a una nueva era en donde la vida ya no es vida sino tu experimentandola.

Accede a tu naturaleza desde tu vivir.

Gracias gracias gracias.

El disfrute de existir

Cuando vamos por nuestra experiencia de vida sin poder disfrutar de ella, surge un sinsabor inherente que no tiene explicación, que nos lleva a cuestionarnos inconscientemente si estamos en el camino correcto, se tiene una sensación de angustia, que no sabemos de dónde viene, de donde surge y nos va consumiendo hasta el punto de generaremos un vacío que no nos permite seguir manteniendo nuestra habitual forma de vivir, es ahí donde surge un punto de partida, un llamado a frenar la manera como estamos abordando nuestra experiencia de vida y esto surge de manera natural porque es tu esencia la que realiza el freno, es una reacción maravillosa que te indica que no puedes seguir más por ese camino, y que tienes que regresar a casa que es tu interior infinito y eterno donde yace y mora toda compresión de lo que ” Es”.


Cuando no somos concientes de lo que pasa a nuestro alrededor, Cúando todo lo percibimos como una proyección metal poniendole un Sello personal un significado personal a nuestras vivencias, lo interpretamos lo etiquetamos dándole nuestro significado rancio, putrefacto e inerte, repetitivo y sin sentido, sin dejar “SER” a la experiencia de vida fresca, divertida, alegre y bondadosa, nos hundimos en un callejón sin salida donde el resultado final lo conocemos todos, tener un planeta cargado de esa energía, donde el desequilibrio y la incongruencia está a flor de piel, pero la buena noticia es que estamos despertando hacia nuestra esencia misma que es la conciencia de nosotros mismos y de la totalidad  y este escenario de despertar esta tomando forma masivamente en nuestra actualidad, es un hecho.


Por ello se invoca a hacer un alto a lo que estemos haciendo y miremos a nuestro alrededor sin filtros, sin interpretar nada, solo “SER” en ese instante, y sentir la energía maravillosa que eres, solo eso y el ” Como” y el “que hacer” vendrán desde tu interior.
Les deseo un radiante y destellante presente eterno.
Gracias gracias gracias.

La llave maestra

El amor a ti mismo es la clave para acceder a todo entendimiento, reconociéndonos en cada segundo que la vida nos muestra a través de nuestras vivencias.

Ese amor no es el amor que conocemos sino es totalmente opuesto, que trasciende nuestros pensamientos y las emociones producidas por nuestra percepción, dejando que lo que transcurre, suceda sin oposición. Solo tendríamos que vivir como un espectador sin interpretar nada, sin juzgarlo y mucho menos tratar de cambiarlo, porque lo que te está mostrándote la vida es tu voluntad más profunda que pactaste antes de experimentarla como ser humano.

El objetivo esencial es reconocerte y disfrutar de esa experiencia, ojos abiertos y atentos a todos los detalles que se muestran ante ti.

Nosotros no vinimos a cambiar nuestro mundo sino por el contrario aceptar y amarlo tal y como “Es” y si lo rechazamos estamos rechazandonos a nosotros mismos.

Puede sonar contradictorio aceptar algo que tu no quieres, pero eso que tu no quieres a nivel consciente es tu mayor voluntad a nivel subconsciente, y ese universo de subconciencia funciona al unísono con toda la creación, por lo tanto es divino y trasciende tu entendímiento corporal, es decir mental.

Es muy profundo hablar de tu propósito, pero según mi entender limitado, no existe propósito alguno, el único que se podría aproximar es solo VIVIR.

Cuando amamos de esa manera nuestro mundo se transforma, aportando con la luz que somos a nuestro alrededor.
Solo observen como transcurre su vida al compás de todo lo que te rodea, es maravilloso poder apreciar eso y más, y esto no se consigue sino por el contrario se vive.

El reino vegetal te muestra el disfrute de la quietud, solo observa.

El regalo de sentir el Dolor

Escapar del dolor y la necesidad de no sentirlo tal y como viene nos ha llevado a inventar una seria de mecanismos ilusorios estructurados que suelen mostrarse como un castillo sólido con murallas impenetrables, siendo por el contrario uno de naipes que con un soplido y un remezón pueden venirse abajo.

El dolor como tal es a nuestra percepción social algo que trae una concatenación de eventos y circunstancias que tenemos que evitar a como de lugar, ya que al percibirlo de esa manera generaremos emociones que suelen alinearse a esa definición, es curioso que el dolor puede llevarnos hacia un universo infinito de descubrimiento interior y mientras nos atrevemos a sentirlo podremos sumergirnos en nuestra esencia.

Cuando aceptamos tal y como” Es” nuestra experiencia de vida va tornándose más armoniosa y llevadera, ya que no ofrecemos ninguna resistencia a lo que la vida nos quiere mostrar.

Esa decisión es solo nuestra y ya fue tomada desde antes que abordaras esta experiencia, ya no tienes que hacer nada, lo único que puedes hacer es no oponerte a tu mayor voluntad, eso es todo, mientras menos resistencia pongas podrás descubrir tu universo que espera por ti.

Es algo tan obvio que en esa obviedad nos hemos perdido tratando de querer algo más elaborado para nuestra mente analítica y estandarizada que no se satisface con el instante magnífico que vivimos porque no lo conoce ya que es nuevo y fresco y la mente está basada y diseñada en recopilación de información previa para nuestra protección, es decir, para nuestra supervivencia, utilizada en tiempos antiguos para evitar nuestra extinción.

El ” Presente” es la clave a todo entendimiento ya que la mente no interfiere en el, y si permanecemos anclados a ese instante, podremos ver lo que nuestra percepción intenta evitar, que es nuestra esencia más pura y cristalina que emerge de la naturaleza de estar exisistiendo, tan sutil que no podemos valorar, por qué estamos apuntando hacia otra dirección.

Ese dolor que queremos eliminar nos trae algo bajo el brazo que es un regalo maravilloso, quizás el único regalo que estabas esperando.

Solo vive, pero no intentes, solo vive.

El camino Real está en vivir el instante Presente

La Simulación Perfecta

Solo sigue caminando en tu vivir.

¿Que pasaría si todo lo que nos rodea, personas que vienen y van, tu familia, experiencias, eventos, situaciones, objetos, etc…. No existen.
Y que solo eres tu viviendo esta experiencia maravillosa solo en tu mundo diseñado perfectamente para que te encuentres y descubras quien eres y cual es tu esencia?.
Eso que acontece en tu vivir segundo a segundo eres tu expresado en diferentes proyecciones que se entrelazan en situaciones que son producidas desde tu universo de subconciencia y se materializan milimétricamente para que por fin observes y te observes sin juzgarlas, sin etiquetarlas porque sería una producción tan magnífica hechada a perder.
Entonces. ¿Las personas que supuestamente nos hacen daño, los eventos dolorosos y vergonzosos, los momentos agradables y todo lo demás que nos sucede, siempre fuimos nosotros mostrándonos que tenemos dentro para poder trascenderlo? .
Solo abrete a las infinitas posibilidades que surgen en tu vida y verás que tu mundo se puede transformar desde tu transformación y ese paso solo tu puedes darlo.
¿Que pasaría si tu mundo que vives está diseñado milimétricamente, a tal punto que es una simulación milagrosa cuyo objetivo esencial es reconocerte a ti mismo?.
Nosotros somos universos naciendo y aprendiendo constantemente, y que el aprendizaje parte desde el reconocimiento de ese universo que eres, ¿como podríamos conocer ese universo que somos?
Todas estas preguntas pueden ser resueltas desde tu vivir, pero el truco es que no debes usar tu experiencia, tus recuerdos, tus conocimientos adquiridos, tus títulos, tus logros, tus fracasos, para poder vivirla, sino por el contrario abrirte a la ignorancia intrínseca de que todo lo que vives en este instante eterno y constante es nuevo y fresco, no es conocido por ello no puedes saber nada de él, solo vivir, porque si crees saberlo te pierdes de lo que te está mostrando y darás vueltas en lo mismo.
Todo esto que pongo en letras no tenemos que comprenderlo, sino tan solo serlo, ya que si lo lees es porque la vida, Dios, el Universo trae algo bajo el brazo para ti.
Gracias gracias gracias.

El silencio

El silencio es la respuesta más sutil a nuestras interrogantes que sucede bajo las sombras de una percepción sonora que nos invade en nuestro vivir, cada pensamiento que se materializa como una emoción desde la interpretación de lo que estés viviendo, incrementa ese ruido que no nos permite acceder a ese lenguaje que la vida nos muestra a través de la quietud, una quietud expectante que está resuelta a descubrir lo que acontece en ese instante infinito, ese instante presente que aparece como por arte de magia que te envuelve en un sin fin y que tiene como objetivo que te mires cara a cara con tu esencia, esa esencia que es amor puro y cristalino, reluciente como un destello en donde todo lo que se difumina eres tu viviéndolo.

Solo disfruta, solo ve sin ver.

El amor como tal no tiene un origen, porque ese origen estuvo mucho antes de que pudieras notarlo, y si aún no lo has notado, no tendrías que hacerlo sino serlo, con ello podemos manifestar que nuestro nacer no es el comienzo sino por el contrario nuestra partida es el inicio hacia una nueva realidad que emerge desde un despertar de un sueño que tal vez aún no se materializa y que haciéndolo podemos experimentar nuestro vivir.
El Silencio es la expresión más maravillosa pero si lo quieres obtener nunca lo podrás sentir, el acceso no existe porque el Silencio eres tu, y solo lo puedes reconocer, ya que está siempre ahí.

Se luz y exprésala

Hemos perdido la referencia de que es importante

Cuando experimentamos nuestro día a día, surgen situaciones que podemos catalogarlas de buenas o malas desde nuestra percepción, sin saber que cada situación no tiene ningun significado en particular por si solas, sino que nosotros le damos el peso y calificación que impactará en nuestra experiencia de vida.

De esa manera abordamos nuestro vivir limitándolo a una percepción que parte de una concepción e información parametrizada dictada por nuestro entorno.

Pero existe una manera natural y sencilla de vivir, y es no etiquetado y no adelantando juicios de lo que estás experimentando, para que la vida misma a través tuyo se pueda realizar y al mismo tiempo mostrarte de que estás hecho.

Cada mañana que sucede es un despertar hacia ti, encontrándote en tu universo de posibilidades hacia tu nueva realidad.

Al poder valorar tu presente encontrarás tu esencia misma y lo importante será tan solo vivir, vivir cada segundo a flor de piel y el resto se manifestará por añadidura.

El Acceso a tu sabiduría está en tu naturaleza solo descúbrela.